jueves, 7 de julio de 2016

La corrección política ataca de nuevo

Universidad de Bolonia (1088)
Desde la fundación de las universidades europeas, a partir del siglo XI, estos centros se convirtieron en lugares de debate, donde se planteaban temas de discusión, con dos o más especialistas que defendían ambos lados del tema a discutir, y espectadores que podían inclinarse a favor de una parte, de la otra, o de las dos a la vez.
Esta función del debate universitario se ha mantenido durante muchos siglos (estamos a punto de cumplir un milenio). Ahora, sin embargo, la corrección política, esa nueva forma de censura, amenaza con acabar también con esta actividad universitaria.
Veamos el titular de la noticia:
Cancelado el Debate del Club Socrático de la Universidad del Estado de Oregón
Y el primer párrafo:

El debate planeado para el 24 de febrero por el Club Socrático de la Universidad del Estado de Oregón, titulado “¿Se puede elegir el Género?” fue cancelado después de que el grupo recibiera amenazas de protestas por parte de la comunidad, además de que uno de los dos principales polemistas decidió abandonar justo antes del evento.
Esta es la explicación que dio el Club Socrático:
El Club Socrático de la Universidad del Estado de Oregón canceló recientemente un debate sobre el tema “¿Se puede elegir el Género?”, que había sido planeado para el 24 de febrero. Uno de nuestros polemistas se retiró por motivos personales. El orador se sintió incómodo a causa de las amenazas recibidas que avisaban que habría protestas por parte de miembros de la comunidad transgénero. Respetamos la decisión de nuestro orador y en consecuencia hemos cancelado el evento.
La noticia fue comentada en su blog por el filósofo Victor Reppert con este titular:
Algunos consideran ofensivo que ciertas cuestiones se debatan
El deseo de no ofender a nadie, a primera vista, parece loable. Pero si se lleva hasta el extremo, se llega a aberraciones como la citada en este comentario. Hay cosas que la corrección política nunca debería conseguir prohibir o forzar, aunque alguien se sienta ofendido, porque de lo contrario se pondrían en juego cuestiones más importantes, como la ciencia, la libertad o la democracia. Citaré algunas:
Retrato de Dante
por Sandro Boticelli
  • Todo tema debe ser debatible. Nadie debe sentirse ofendido porque una cuestión sea sometida a discusión. El debate libre es esencial para el método científico. Si se coarta, la ciencia misma estará amenazada.
  • A veces se oyen críticas al sentido peyorativo de una palabra. Diversas entidades piden a la RAE que ese sentido se elimine del diccionario. Se trata de un error inadmisible. Si una palabra ha sido utilizada alguna vez con un sentido cualquiera (aunque ahora ya no se utilice, o aunque ofenda a alguien) dicho sentido debe aparecer en el diccionario. De lo contrario, ciertos textos (algunos de ellos clásicos) podrían resultar ininteligibles.
  • Todo libro que ha sido publicado debe considerarse intocable, salvo que el propio autor lo modifique. Otra persona no debe estar nunca autorizada a hacerlo. Conozco algunos casos sangrantes: mi edición del libro La historia del Dr. Dolittle, de Hugh Lofting, lleva un prólogo de su hijo en el que dice que ha modificado la obra de su padre, de acuerdo con el editor del libro, porque en algunos lugares llamaba “salvajes” a los africanos, y eso es hoy políticamente incorrecto.
  • Ha habido peticiones de organizaciones musulmanas, reclamando que se modifique La Divina Comedia para eliminar la parte en que aparece Mahoma en el infierno.
He dicho antes que la corrección política puede poner en peligro la democracia. Una cuestión diferente es si seguimos teniendo libertad y democracia en algún lugar del mundo, o si ya las hemos perdido. Pero esa es otra historia.


Manuel Alfonseca

10 comentarios:

  1. Francisco Javier García Alonso7 de julio de 2016, 3:14

    Esa corrección ha llegado a la química, o pra ser más exactos a las normas de seguridad en los laboratorios. Por ejemplo los agentes teratógenos se incluyen camuflados en la lista de los compuestos que afectan a LA SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA. ¡Que tendrá que ver machacar al bebé con la salud sexual de su madre!

    ResponderEliminar
  2. El género casi siempre se puede elegir. Uno puede elegir género de primera, género de segunda...

    Y casi siempre se puede elegir ser o no ser del género políticamente correcto, del incorrecto, etc. Ahora bien, ser o no ser del género tonto por contra no suele ser elegible.

    Otra cosa es que se pueda o no elegir el sexo, pero eso ya es otra cuestión.

    Perdón por la boutade, pero no me he podido resistir.
    Juan.

    ResponderEliminar
  3. El argumento sobre el DRAE me parece irrebatible.
    Juan.

    ResponderEliminar
  4. Para terminar.
    El caso más extremo de manipulación de un texto por corrección política (política sectaria en concreto), es la de la edición en vascuence de Astérix en Hispania.

    El guía con el que atraviesan los Pirineos les indica al dejarlos que ya están en Hispania y que siguiendo el camino llegarán a Pamplona. En la versión en vascuence la ciudad es Zaragoza.

    ResponderEliminar
  5. Hola. Lo primero, que deseo hacer es felicitar al señor Alfonseca por su brillante artículo, tan exacto y certero. Estoy muy interesado porque este tema lo hemos tratado el firmante de este artículo, y yo en nuestra correspondencia (que echo de menos, dichosas vacaciones :-(). Le comente al señor Alfonseca la publicación de un artículo del periodico ABC (esta corrección política se está volviendo incluso contra los propios progresistas). Le comente las censuras contra Woodrow Wilson por racista, Francis Scott Fitzgerald porque en algunas novelas se maltrata a las mujeres, a un activista homosexual, que sufrió torturas por defender los derechos de los gays, fue estigmatizado por los suyos, por apoyar a un matrimonio irlandés contrario a la ley del matrimonio homosexual en Inglaterra. A una comunista iraní le prohibieron dar una conferencia los propios estudiantes, porque iba contra sus compañeros musulmanes. Virginia Woolf ha sido censurada por sus tendencias suicidas. Algunos quieren retocar los escritos de Mark Twain a los que acusan de racista.
    Este es un tema del que se queja Paul Johnson en su brillante livbro editado en Ático de los Libros "Humoristas", dónde a parte de hablar de brillantes artistas con sentido del humor. Critica, la imposibilidad de usar el humor, porque afecta a lobbys y concluye, que la libertad de opinión nunca ha sido más atacada que en estos tiempos. Las Universidades también han sido gran foco de radicalismo, quizás porque los jovenes son los más permeables a la demagogía, y al totalitarismo. Las universidades trajeron la reforma, fueron los estudiantes quienes auparon a Hitler al poder, los cinco traidores eran de Cambridge, y Mayo del 68 que revindicaba la malhadada revolución cultural, también estudiantil nació en las universidades. Los grandes tiranos del siglo XX como Jomeini, El Jemer rojo, y gran parte de los nefastos políticos de los países no alineados salieron de Cambridge, Oxford, y la Sorbona. Hubo un tiempo en que la Universidad estaba desprestigiada en el siglo XVIII el Dr. Johnson tenía un muy pobre concepto de las Universidades. Gracias a Dios hay de todo, y del ámbito universitario puede surgir lo mejor y lo peor, por eso aún siguen existiendo.
    Defenitivamente enhorabuena por esta brillante ponencia.

    ResponderEliminar
  6. Si la polìtica tiene una verdad que se consienta "DEMOCRÀTICA"...Es pertinente a la libertad de expresiòn digna, sin ànimo de ofender o herir suceptibilidades...muchos ejemplos existen para opinar sobre sì se debe o nò aceptar generos diferentes na los proyectos de calificaciòn por las academias respectivas al gènero literario.-
    En mi caso, soy partidario: Què el gènero debe ser el que el AUTOR, lo deseè definir, o en su defecto---"INVENTAR UNO NUEVO"...LOS GRIEGOS LLEGARON LEJOS, PRECISAMENTE ,POR SU INVENTIVA LITERARIA...Atte, gersontrc534

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por tan lúcido artículo. Nos ayuda a defendernos de, entre otras cosas, los «nosotros y nosotras», «los alumnos y las alumnas» y otras muchas cursilerías.

    ResponderEliminar
  8. El fenómeno que denunciáis es penoso pero cierto y en aumento.
    La libertad de opinión está siendo cohibida en muchos ámbitos y sin libertad de expresión, no puede existir la democracia.
    Democracia no es ir a botar, democracia es vivir en total libertad y en total respeto a las opiniones no compartidas.

    ResponderEliminar
  9. Estoy de acuerdo con lo redactado en el artículo.
    Hablando acerca del género, ¿alguno ha visto los documentales de Hjernevask?
    https://es.m.wikipedia.org/wiki/Hjernevask

    https://m.youtube.com/watch?v=2sblNk2aPzE
    https://m.youtube.com/watch?v=Me3okdm0C1M

    En este capítulo de la saga se cuestiona a los "investigadores de género" sobre si es una construcción social o si la biología influye.

    ResponderEliminar
  10. Insuperable artículo, como siempre, Manuel. Te voy a contar un chiste relacionado con este tema que escuché hace unos días:

    Un chico gay le cuenta a un amigo cómo fue su fin de semana.

    -Estuve en un bar hetero, me lo pasé muy bien, pero bebí más de la cuenta y acabé bailando encima de la barra e hice bastante destrozo. Pedí dusculpas al dueño, pero el tío me denunció... el muy homófobo.

    El que lea entienda :-) Un abrazo a todos, espero que estéis pasando un agradable verano, pese a la que está cayendo.

    ResponderEliminar