jueves, 14 de julio de 2016

Abuso del lenguaje científico

Los periodistas y los profesionales de la ciencia cometen a menudo abusos del lenguaje cuando se habla de cuestiones científicas. Veamos un par de ejemplos:
  • Los efectos desfavorables de la climatología adversa. La climatología es la ciencia que estudia el clima. El clima es el conjunto de las condiciones atmosféricas que caracterizan una región. Ni la climatología (que es una ciencia) ni el clima (que son las condiciones predominantes en cierto lugar) pueden provocar efectos desfavorables. Lógicamente, aquí se debería hablar de los efectos desfavorables del mal tiempo.
  • Un químico presente en los plásticos puede provocar obesidad. ¿Qué hace ese químico ahí, provocando efectos nocivos? Se trata de una nueva manía, la de llamar químicos a los productos químicos. De acuerdo con la RAE, un químico es un científico que practica la química. Esta noticia apareció en la recopilación de Madri+d del 25 de abril de 2016.
  • Le he mandado una analítica al paciente. Analítica era un adjetivo que significaba perteneciente o relativo al análisis. Lo que los médicos han estado mandando a sus pacientes hasta que se les ocurrió la peregrina idea de cambiarle el nombre ha sido siempre un análisis. Lamentablemente, la RAE ya ha aceptado esta nueva acepción.
A veces los errores son anglicismos o fallos de traducción, usualmente del inglés, a menudo debido a la existencia de falsos amigos, palabras muy parecidas, pero que tienen significados muy diferentes en ambas lenguas. Veamos unas pocas:
  • Argumento: significa razonamiento para demostrar una afirmación, pero a veces, por anglicismo, se utiliza como si significara discusión.
  • Asumir: significa responsabilizarse de algo, pero a menudo se utiliza mal con el sentido de suponer, que es lo que significa la palabra inglesa assume.
  • Balance: se utiliza en contabilidad. No es traducción correcta del inglés balance, que significa equilibrio.
  • Comando: significa grupo de ataque que se introduce en territorio enemigo, pero por atracción del término inglés command (mandato) se utiliza con el sentido de instrucción que se da a una computadora. La RAE ya lo ha aceptado.
  • Deadlock: debe traducirse por interbloqueo.
  • Default: debe traducirse así: por omisión.
  • Driver: debe traducirse por controlador.
  • e-mail: afortunadamente, la RAE todavía se resiste a aceptarlo. Debe traducirse, según el contexto, por correo electrónico o por mensaje.
  • Eventualmente: mala traducción de la palabra inglesa eventually, que significa a la larga. En español, eventualmente significa incierta o casualmente.
  • Fuente: horrenda traducción de la palabra inglesa font, que significa tipo de letra. Lamentablemente, la RAE ya ha aceptado esta acepción.
  • Host: traducir por ordenador central.
  • Instancia: con el sentido de ejemplo (mala traducción del inglés instance).
  • Interfaz: traducción de la palabra inglesa interface, con el sentido de intermediario entre una computadora y el usuario. Correctamente admitida por la RAE en 1992, pues hacía falta el término (su definición es demasiado larga). La RAE especificó correctamente que debe ser femenina, pues deriva de faz, que lo es. Desgraciadamente muchos la utilizan en masculino (el interfaz).
  • Mapear: mala traducción del verbo inglés map, que significa asociar o traducir. La RAE la ha aceptado en su aplicación a la biotecnología, con el sentido de localizar la posición de los genes en los cromosomas.
  • Overflow: traducir por desbordamiento.
  • Overload: traducir por sobrecarga.
  • Password: anglicismo innecesario, pues en español existe la palabra contraseña.
  • Relocación: mala traducción del término inglés relocation, que significa reubicación o reasignación.
  • Requerimiento: mala traducción del término inglés requirement, que significa requisito. Requerimiento en español tiene connotaciones judiciales.
  • Resumir: mala traducción del término inglés resume, que significa reanudar.
  • Router: traducir como enrutador.
  • Script: traducir como guión.
  • Skills: traducir como conocimientos.
  • Slot: traducir como ranura.
  • Soportar: del inglés support, con el sentido de un programa que funciona de determinada manera.
  • Sort: traducir como ordenar.
  • Tópico: mala traducción del término inglés topic, que significa tema. La RAE ya lo ha aceptado, aunque sólo para los lingüistas.
  • Utilidad: del inglés utility, con el sentido de herramienta.
  • Y/o: véase este artículo en mi blog. La RAE lo desaconseja.
Además de los mencionados hay otros muchos anglicismos que se han impuesto de tal manera, que la RAE los ha incluido en su diccionario. Algunos eran necesarios, otros no tanto. Entre ellos podemos citar bafle, chequear, disquete, escanear, fax, hardware, implementar, muestrear, nemónico, nominar, performance, privacidad, sofisticado, software, tentativo, testar (no testear), tutorial o web (aceptada en el año 2000).
Homo floresiensis
El problema con la RAE es que últimamente se ha olvidado de su primer objetivo (limpiar el idioma) y tiende a aceptar todo tipo de novedades con el argumento de que es el pueblo el que crea el idioma, lo cual es cierto, pero siempre se ha distinguido entre el buen y el mal hablar, distinción que últimamente se va perdiendo. Como ejemplo de un cambio que considero nefasto citaré la eliminación del acento en el adverbio sólo, que era necesario para distinguir los dos significados de frases potencialmente ambiguas, como esta, publicada en El País el 31 de marzo de 2016:
Una nueva datación de los restos del 'Homo floresiensis' indica que vivió solo hasta hace unos 50.000 años, cuando los humanos modernos se expandieron por la región.
Igual que varios académicos, que no están de acuerdo con este cambio, yo sigo acentuando sistemáticamente el adverbio sólo.

Manuel Alfonseca
Agradezco a José Manuel Ramos Gascón la cita de El País
Felices vacaciones. Espero que volvamos a coincidir en septiembre

6 comentarios:

  1. ¡Muchas gracias por tan valiente y oportuno artículo! Tiene toda la razón al afirmar «la RAE [...] se ha olvidado de su primer objetivo (limpiar el idioma)» y al denunciar, implícitamente, la excesiva anglofilia de la Academia. Y, por cierto, yo también mantengo la necesaria tilde en sólo.

    ResponderEliminar
  2. Hace tiempo perdí la esperanza de poder seguir las cambiantes normas de la RAE. No hace mucho, Lázaro Carreter criticaba el frecuente mal uso de "dilema" porque la dos alternativas a elección debían ser ambas malas, pero ya no es obligatorio que sea así. Igual que la RAE ya admite que analítica es un análisis clínico, y que medicamento es un significado de droga, ¿cuánto tardarán en aceptar que "químico" signifique también producto químico?

    ResponderEliminar
  3. Me uno a la lista de alabanzas. Estos consejos serán muy útiles para las personas como yo (legas en cuestiones científicas), para que usen la jerga adecuada, cuando hablen de cuestiones científicos. También muy valiente la crítica, que se le hace a la RAE (deberían tomar nota). Es curioso, pero muchas de las incorporaciones, son extranjerismos, en concretro anglicismos. Nada más un fuerte abrazo, y como diría Gandalf hasta nuestro próximo encuentro.

    ResponderEliminar
  4. Me parece bien todo lo comentado.
    Yo me he quedado con la duda de si el título del artículo debería ser "Mal uso del lenguaje técnico".

    ResponderEliminar
  5. Formidable àrticulo, querido amigo y compañero Manuel Alfonseca.
    Sì estoy en armonìa con los sentimientos expresados con el lenguaje percibido por muchos en nosotros, los escritores debemos tener en cuenta èstos apuntes para hacernos comprender mucho mejor en cada expresiòn que tengamos para la comunicaciòn...¡Quiero hacer ènfasis en que existe otra "Ciencia" que tiene la Filologìa...me ha parecido interesante, toda frase, se estiliza por la vibraciòn del espìritu ya que en ella se estiliza, la sabidurìa con los còdigos que transmite la mente para determinar nuestros lenguajes!...Estoy tambièn en acuerdo con el compañero,Fonch.Es un comentario concreto.Atte, Gerson

    ResponderEliminar
  6. Lamentablemente los anglicismos están invadiendo todo el lenguaje científico y técnico. Uno que se usa cada vez más es "puntual" por "esporádico" como en "haremos intervenciones puntuales pero no planificadas..." Si que sería deseable un esfuerzo de la RAE para integrar los neologismos que sean necesarios, pero evitar los demás.

    ResponderEliminar