jueves, 30 de octubre de 2014

Ciberacoso

En un artículo de Europa Press divulgado el 28 de junio de 2012, que hace referencia a un estudio realizado por Microsoft entre jóvenes de 8 a 17 años, se afirma que un 37% de los jóvenes españoles sufre ciberacoso, o sea, se sienten acosados por Internet. Parece una cifra muy alta, pero es posible que dependa de cómo se defina el acoso.
Leyendo el artículo se descubre que, de los jóvenes encuestados, un 17 por ciento dice haber recibido un trato poco amistoso, un 13 por ciento ser objeto de burlas y un 19 por ciento sentirse insultado. Además, un 24% de los jóvenes admite que acosa a los demás.
Ni en el artículo de Europa Press, ni en el resumen del estudio de Microsoft, se define el trato poco amistoso y las otras formas de ciberacoso. Lo único que se especifica es que los jóvenes encuestados lo consideraron así.
En un informe de la OCU sobre el mismo tema, difícilmente comparable, porque no incluye a los jóvenes de 8 a 17 años, las cifras salen bastante inferiores. Aquí sí se define lo que se entiende por ciberacoso (el uso de las tecnologías de la comunicación con el propósito de dañar a alguien de manera repetida y deliberada), y se proponen formas de ciberacoso mejor definidas y más variadas: revelar información personal, propagar rumores, suplantar o directamente robar la identidad digital, amenazar, insultar u ofender, acosar sexualmente... De nuevo son los encuestados los que, con esta información, deben decidir si han sufrido ciberacoso o no.
Mi impresión, a falta de más datos, es que las cifras de la encuesta de Microsoft pueden estar exageradas, quizá porque los jóvenes no tengan muy claro qué significa acoso. En las discusiones que todos realizamos en Internet, a veces nos llevan la contraria (y tenemos tendencia a considerarlo trato poco amistoso) y nos contestan con ironías (¿burlas?). A veces nos damos por insultados aunque la intención de nuestro interlocutor no fuese insultarnos.

Habría que ver cuántos de los encuestados confunden esas conductas con el acoso. Es posible que los resultados de la encuesta sean compatibles con el siguiente titular: Muchos jóvenes españoles son demasiado sensibles a las críticas. Al menos, sería interesante estudiarlo. En cualquier caso, siempre que se realiza un estudio estadístico, debería especificarse muy bien qué es lo que se está midiendo y cómo se define.

Manuel Alfonseca

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Aprovecho para comentar mi punto de vista acerca de si los jóvenes españoles somos demasiado sensibles a las críticas. Sin tener más información que la propia experiencia, creo que este hecho sí se da en muchos casos.

    Creo que esto se debe principalmente a la poca participación que tenemos los jóvenes en los debates. Como la mayoría no participamos, no damos pie a una réplica, y así es difícil que cojamos práctica en cuanto a aceptar las críticas.

    Cuando estudiaba la carrera (hace unos diez años) nuestra participación en las clases era más bien nula. Creo que esto está cambiando para mejor últimamente, aunque no estoy seguro. En esa época, al menos en la carrera que hice yo (Ingeniería Informática), se producía el hecho de que los estudiantes salíamos de la universidad sin apenas preparación en temas tan importantes como hablar en público.

    Esto produce varios efectos negativos, tenemos vergüenza a quedar en ridículo, no sabemos formular bien las preguntas, o como sugieres en tu artículo, no aceptamos bien las críticas. Como muchas otras cosas, creo que esto es también cuestión de práctica. Yo estoy trabajando este tema desde hace relativamente poco tiempo, este blog es una muestra de ello, aunque todavía me queda un largo recorrido :-)

    Un saludo!

    ResponderEliminar